Carta del Consejero Delegado de Novaschool

A mediados de 2009 tomé la decisión más importante en mi larga trayectoria empresarial, entrar en el sector de la educación reglada. A partir de entonces todo el equipo directivo vimos en esta acción una posibilidad de crear un proyecto social, sostenible y de excelencia que echaba en falta en el sistema educativo actual.

Comenzamos a ser conscientes de la importancia de trasladar la cultura del esfuerzo en nuestros alumnos y profesores como marcador de identidad en Novaschool; sin perder de vista lo que  nos decía Thomas Edison:  “la genialidad se compone en un 1% de inspiración y en un 99% de trabajo duro”. En efecto, la sociedad española se enfrenta a enormes desafíos, y desde la educación hay que dar respuestas concretas  a un entorno en continuo cambio y transformación.

Grosso modo, una política educativa capaz de dotar a nuestros alumnos de un conjunto de competencias, actitudes, aptitudes y prácticas para que al término del periplo formativo en Novaschool, encaren su etapa universitaria con ilusión y relativa facilidad, a tenor de su base experiencial y competencial adquirida en su colegio. A modo de interludio, una enseñanza soportada en el binomio tecnología y emprendimiento, entre otros elementos a destacar.

Este es nuestro desiderátum, maximizar el rendimiento académico de nuestros alumnos mediante un nuevo modelo educativo que compatibilice el éxito personal con el académico, sin perder de vista que la mente del alumno no es una caja que hay que llenar, sino una luz que hay que encender (Plutarco).

Dicho de otro modo,  todos nuestros alumnos al acabar su formación de Bachillerato serán hombres y mujeres que darán lo máximo de motu proprio, y a la vez serán personas felices, pues no hay mayor motivación que ver los sueños cumplidos con tan solo ilusión y constancia en el quehacer diario.

Todas estas reflexiones dieron lugar a un plan de acción por parte de un amplio equipo multidisciplinar que ha ido diseñando, moldeando y poniendo en práctica el modelo Novaschool, y que hoy por hoy tengo el orgullo de aseverar se aplica en la red de ocho centros Novaschool, repartidos por distintas ubicaciones geográficas: Novaschool Añoreta, en Rincón de la Victoria (Málaga); Novaschool Sunland, en Cártama (a 5 minutos del Parque Tecnológico); Novaschool Benalmádena (a 15 metros Hospital Xanit), Novaschool Medina Elvira, en Atarfe (a 10 minutos de Granada); Novaschool San Pedro, en San Pedro de Alcántara (Marbella); Novaschool Málaga Centro, (a 50 metros del campus universitario de Málaga El Ejido); Novaschool Granada, y Novaschool Arrecife, en Lanzarote.

Novaschool ha generado una cultura propia soportada en un programa coherente en materia de bilingüismo, fomento del deporte como base de crecimiento personal en nuestros alumnos, y desarrollo de valores y creatividad a través del teatro, la música y las acciones solidarias y medioambientales. Detrás de cada una de estas propuestas se encuentra un proyecto de investigación, un programa de formación continua para el profesorado y una dotación de material y recursos sin precedentes, para así dar respaldo a toda una nueva filosofía de enseñanza. Pero, sobre todo, la respuesta a un compromiso que se adquirió con la comunidad educativa de cada centro.

Somos conscientes de que no está todo hecho, y nos queda aún mucho camino por recorrer, por esa razón todos los educadores de Novaschool trabajan con ilusión y denuedo cada día en la mejora continua del modelo educativo.

Gracias por la confianza y vuestro tiempo, y aprovecho para mandar un cordial saludo.

Francisco Barrionuevo Canto
Consejero Delegado
Profesor de Economía ESO y Bachillerato